miércoles, 27 de junio de 2012

Histórico encuentro entre Isabel II y el Sinn Féin en favor de la paz



Belfast (R.Unido). (Efe).- En la última jornada de su visita de dos días a Irlanda del Norte, la reina Isabel II de Inglaterra mantiene hoy un histórico encuentro con el viceministro principal norirlandés, el excomandante del ya inactivo IRA Martin McGuinness.

El esperado cara a cara con el número dos del Sinn Féin, antiguo brazo político del Ejército Republicano Irlandés (IRA), tendrá lugar durante una recepción en honor de la soberana organizada en Belfast por Co-operation Ireland. Al acto asistirá el ministro principal del Gobierno de poder compartido, el unionista Peter Robinson, así como el presidente de la República de Irlanda, Michael D. Higgins, miembro honorífico de la citada organización benéfica, dedicada desde 1979 a tender puentes entre las comunidades enfrentadas en la provincia británica.

El encuentro transcurrirá a puerta cerrada y en ausencia de los medios de comunicación, pero se espera que se haga pública después una fotografía del histórico apretón de manos entre la monarca y el dirigente republicano. La decisión final corre a cargo del palacio de Buckingham, pero el Sinn Féin ya ha indicado que no tiene inconveniente alguno en que se divulgue una instantánea que nadie había imaginado hace apenas 15 años, al comienzo del proceso de paz en la región.

Durante las últimas semanas, el entorno del antiguo brazo político del IRA había puesto en duda, primero, el encuentro mismo, y, después, la publicación de la fotografía, maniobras destinadas a resaltar la importancia del gesto que, sin duda, iba a producirse, y minimizar el error de juicio cometido durante la visita de Isabel II a la República de Irlanda el pasado año, la primera de una soberana británica desde la independencia del país en 1921.

Para un partido que aspira a convertirse en la principal fuerza política de la isla (las encuestas ya le sitúan como el segundo más popular en la República), el cálido recibimiento de la mayoría de la ciudadanía dejó fuera de juego al Sinn Féin por su oposición a la presencia de la reina. La ocasión es ahora perfecta para corregir el rumbo y, en palabras de McGuinness, para llevar la reconciliación nacional y el proceso de paz a una "nueva fase". El Sinn Féin ha insistido, no obstante, en que la decisión del partido refleja la "magnánima" actitud de las familias de los republicanos muertos a manos de las fuerzas de seguridad británicas, entre ellas su Ejército, del que la reina es comandante en jefe.

También para Isabel II la reunión con McGuinness se convertirá en una prueba de carácter, pues la situará ante uno de los dirigentes del grupo paramilitar responsable del asesinato de unas 2.000 personas durante casi 40 años de conflicto armado, entre ellas el de lord Mountbatten en 1979, primo de la monarca y tío favorito del príncipe Carlos. La reina concluirá la jornada asistiendo a una fiesta multitudinaria en el castillo de Stormont, sede del Parlamento norirlandés, a la que se espera que asistan unas 20.000 personas para celebrar sus 60 años en el trono, el llamado Jubileo de Diamantes.